Unos ojos para toda la vida

Nacemos y nuestros padres se preocupan por todo. ¿Pero qué ocurre con nuestros ojos? Desde niños tenemos que ser conscientes de que las radiaciones solares afectan a nuestra salud ocular.

El desarrollo de las funciones visuales es prácticamente total en la infancia. También el de las estructuras oculares. El crecimiento ocular postnatal es máximo durante el primer año de vida. Prosigue a ritmo rápido, aunque decreciente, hasta el tercer año y, a partir de ahí, va siendo más lento hasta la pubertad, donde el ojo alcanza prácticamente su madurez, con pocos cambios en adelante.

En verano, las gafas de sol son imprescindibles

Los niños pasan mucho tiempo al aire libre, justo en una época en la que el ojo va desarrollándose. A pesar de eso, no solemos preocuparnos de proteger sus ojos correctamente. El uso de viseras y gafas de sol que cumpla la normativa vigente sería básico en la rutina de nuestros hijos.

En la adolescencia el uso de gafas de sol está muy extendido, el problema radica en que el adolescente busca moda, sin ser consciente que la calidad del cristal de su gafa de sol es imprescindible. Existen gafas de sol que combinan buena calidad óptica y buen diseño, sólo hay que comprarlas en lugares adecuados para garantizarnos que nuestras gafas cumplen la normativa vigente.

No todos los adultos usan gafas de sol, el tener muchos gastos en casa o el llevar gafas de graduadas, hacen que nuestra protección ocular pase a un segundo plano. Sin embargo, ¿realmente somos conscientes de todas las estructuras que pueden dañarse en nuestros ojos a lo largo de nuestra vida?

En esta infografía realizada por la Vocalía Nacional de Óptica y Acústica del Consejo de Farmacéuticos, vemos todas las patologías oculares que pueden desarrollarse en nuestros ojos si no nos protegemos correctamente.

El ojo y las radiaciones solares

Es una pena que teniendo en nuestra mano un sistema de prevención de patologías oculares tan fácil a nuestro alcance, veamos las gafas de sol como un complemento de moda en vez de como un seguro por nuestra salud ocular. Usar gafas de sol o viseras desde la niñez nos va a ayudar a alcanzar una madurez con unos ojos más sanos,

¿Te apuntas a cuidar tus ojos?

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios